May 15, 2012 Alvin Bradley

Algunos círculos tal vez lo hayan considerado, simplemente, como un gesto “desafortunado” por parte de la Generalitat. Mucha gente de izquierdas lo ha percibido, por el contrario, como un insulto mayúsculo hacia la clase obrera de Catalunya. La concesión de la “Creu de Sant Jordi” al presidente de SEAT se ha convertido en todo un paradigma. Es el triste colofón de la breve singladura del gobierno “catalanista y de izquierdas”; una trayectoria que pone de manifiesto la verdadera naturaleza de aquello que en toda Europa se conoce ya como “social-liberalismo”. Pero que destaca también la relación subalterna mantenida por el…